Si has empezado una actividad económica, te interesará conocer este beneficio fiscal que permite ahorrar en tu declaración de la renta.

Hasta que tu actividad arranque del todo es posible que pases momentos económicos complicados y la carga fiscal de los autónomos es muy grande. Esta medida pretende aligerarla un poco, reduciendo el 20% la tributación.

La reducción por inicio de actividad no es una novedad, puede aplicarse desde 2013 pero en nuestro ejercicio profesional como asesores de empresas nos hemos dado cuenta de que hay personas que lo desconocen y pierden los beneficios de su aplicación, así que en este artículo te contamos los detalles.

La norma dice:

«Las personas que inicien el ejercicio de una actividad económica y determinen el rendimiento neto de la misma con arreglo al método de estimación directa, podrán reducir en un 20 por ciento el rendimiento neto positivo declarado con arreglo a dicho método, en el primer período impositivo en que el mismo sea positivo y en el período impositivo siguiente.»

Requisitos para aplicar reducción inicio de actividad

. Se aplica si tributas bajo el régimen de estimación directa, no es aplicable a régimen de  módulos.

Tampoco se aplica en el caso de sociedades mercantiles ya que no tributan por IRPF sino por Impuesto de Sociedades, también existe un tipo de  tributación reducido para sociedades durante los dos primeros ejercicios si cumplen requisitos.

. Se aplica en los dos primeros ejercicios en los que tengas rendimientos netos positivos.

El rendimiento neto se calcula como la diferencia entre ingresos y gastos. La reducción se aplica el primer año que tengas rendimiento neto positivo (benficio) y el siguiente. Una lástima que no dure toda la vida.

Si estás en estimación directa simplicada, recuerda que para calcular el rendimiento neto podrás aplicar el 5% de gastos de difícil justificación, con un límite de 2.000 euros anuales. Si superas la cifra de ventas de 600.000 euros, entonces estarás en estimación directa y no puedes aplicar ese 5%.

Hacienda entiende que inicias una actividad siempre que en el año anterior no hubieras ejercido ninguna, salvo que lo hubieras hecho sin obtener beneficio. Si este fuera el caso, el inicio para aplicar la reducción contaría desde la primera actividad.

. La reducción se aplica sobre el rendimiento neto con un límite de 100.000 euros anuales.

Como ejemplo, si ganas 120.000 euros, que no está nada  mal para el primer año de actividad, podrás aplicar el 20% de reducción sólo sobre 100.000 euros, y los 20.000 euros restantes tributarán en su totalidad.

La reducción no se puede aplicar de forma fraccionada, aunque presentes trimestralmente el modelo 130 no podrás aplicarlo anticipadamente, hay que esperar a presentar la declaración.

. El 50% de tus ingresos no deben de proceder de una misma entidad o persona.

La reducción no se pude aplicar si más del 50% de los ingresos que se utilizan para calcular el rendimiento neto proceden de una persona o entidad de la que el contribuyente hubiera obtenido rendimientos del trabajo en el año anterior a la fecha de inicio de la actividad. Esto es para evitar que los llamados «falsos autónomos» puedan aplicarse la reducción.

En Afiris estamos al día de las novedades fiscales para que nuestros clientes siempre estén bien informados. Si necesitas una respuesta profesional y fiable para tu negocio, nuestro equipo de asesoría fiscal está a tu disposición. Nos encargamos de presentar tu declaración de renta aprovechando las ventajas fiscales para que no pagues ni un euro de más.