Hacienda sabrá lo que hiciste con tu casa el último verano gracias al modelo 179.

La administración tributaria quiere controlar cada vez más los alquileres vacacionales para que ningún propietario se escape de tributar por ellos. Si tienes un inmueble y lo alquilas por temporadas, es probable que lo hagas a través de alguna de las plataformas colaborativas de alquiler vacacional existentes en Internet como Airbnb o Wimdu.

Está previsto que dichas plataformas presenten una declaración informativa sobre los alquileres en los que hayan intermediado, tanto si han cobrado por ello como si no.

Estas empresas presentarán el modelo 179 a partir de julio de 2018.

Según la Agencia Tributaria estarán obligados a presentar el modelo 179 “las personas y entidades que presten servicio de intermediación entre los cedentes y cesionarios” y “en particular, las personas o entidades constituidas como plataformas colaborativas que intermedien en la cesión de uso y tengan la consideración de prestador de servicios de la sociedad de la información”.

Información a suministrar por parte de las plataformas:

  1. Identificación del titular de la vivienda, la del titular del derecho en virtud del cual se cede la vivienda (si es distinta del titular de la vivienda) y de las personas o entidades cesionarias.
  2. Identificación del inmueble con especificación de la referencia catastral, en su caso.
  3. Número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos.
  4. Importe percibido, en su caso.

¿Tengo que rellenar el modelo 179 si tengo un apartamento alquilado?          

La obligación de rellenar el modelo 179 es para las plataformas de alquiler. Como propietario de la vivienda tienes la obligación de declarar los rendimientos que obtengas del alquiler vacacional en tus declaraciones de IRPF e IVA si procede, además de cumplir con la normativa de alquiler turístico que se aplique en tu Comunidad Autónoma.

Gracias a esta nueva declaración Hacienda tendrá mucho más controlado este tipo de alquileres de temporada.

Los rendimientos de capital inmobiliario, es decir los procedentes del alquiler se calculan computando los ingresos menos los gastos deducibles de la vivienda durante el período que ha estado alquilada (gastos de comunidad, IBI, seguro del hogar…).

Es importante que sepas que a estos rendimientos se les puede aplicar una reducción de un 60% en el caso de que el inmueble alquilado se destine a vivienda habitual del inquilino, lo que significa que se tributa por el 40% restante. Hacienda no permite su aplicación en estos casos ya que al tratarse de alquiler de temporada, el inmueble no se considera la vivienda habitual del inquilino.

Antes de tomar la decisión de si alquilar un inmueble de forma permanente como vivienda habitual o por temporadas como vivienda de alquiler vacacional, hay que valorar la fiscalidad del alquiler, en cuanto a la posibilidad de deducir todos los gastos y aplicar ventajas fiscales en tu declaración de IRPF.

Afiris somos una asesoría en Zaragoza especialistas en asesoramiento fiscal y tributario y ayudamos a emprendedores, empresarios y particulares a cumplir con las obligaciones ante Hacienda y a aprovechar todos los beneficios fiscales posibles.

Consúltanos sin compromiso y te informaremos de nuestros servicios.