El pasado 1 de noviembre, se aprobó el Real Decreto 1493/2011 mediante la cual los becarios ya pueden ser dados de alta en la Seguridad Social.

No todos los llamados becarios podrán cotizar, las becas deben reunir una serie de condiciones:

. Han de ser programas de formación financiados por entidades u organismos públicos o privados.

. Vinculados a estudios universitarios o de formación profesional.

. Que no sean sólo lectivos, que impliquen prácticas formativas.

.Que conlleven contraprestación económica para los participantes ( sean prácticas pagadas).

. Que no obliguen a dar de alta en la Seguridad Social o impliquen una relación laboral.

Los empresarios tienen que dar de alta a los becarios, solicitando un nuevo número de código de cuenta de cotización específico para este tipo de trabajadores. y tienen de tiempo hasta el 31 de enero de 2012 para pagar las cuota de noviembre y diciembre.

La empresa tendrá un coste de 42 € al mes por persona, y el becario tendrá un coste de 6 €, los cuales se descontarán de su nómina.

El Real Decreto contempla la posibilidad de solicitar las cotizaciones a los que han sido becarios (o lo sigan siendo) antes de la aprobación de esta nueva norma, con el plazo máximo de dos años, haciéndose cargo los propios trabajadores de esas cotizaciones y de la gestión correspondiente (antes del 31 de diciembre de 2012). Para calcular esta cotización retroactiva se aplicará un coeficiente reductor, el Ministerio de Trabajo calcula que esto supondrá un pago medio de unos 150 euros por cada mes que se quiera rescatar.

La medida amplía a los becarios todas las coberturas de los afiliados al régimen general de la Seguridad Social (bajas por enfermedad común, accidente, maternidad…) excepto la protección por desempleo, y esos períodos de beca se pueden incorporar para el cómputo de pensiones.

Estos cambios mejoran la situación del colectivo de los becarios, aunque lo importante y  de verdad necesario es promover el empleo estable y que las becas se utilicen para lo que deben ser, no para que la empresa se libre de una contratación.