Las criptomonedas han venido para quedarse, o al menos, la tecnología que hay detrás, y si tienes un negocio es interesante conocer su funcionamiento, para cuando llegue ese momento en el que el cliente te diga… “oye, que te quiero pagar en bitcoins”.

Una criptomoneda es una moneda virtual que puede ser intercambiada por otras monedas tradicionales y utilizada como medio de pago o inversión. En España, la moneda virtual bitcoin está reconocida desde marzo de 2015 como medio de pago.

Cuando hablamos de criptomonedas no sólo nos referimos al Bitcoin, también a todas aquellas monedas virtuales o criptoactivos que tienen como característica principal el respaldo de la tecnología Blockchain (Ethereum, Ripple, Litecoin, Dash….).

Las criptomonedas han dejado de ser mayoritariamente un elemento de inversión para convertirse en un medio de pago alternativo a los regulados por entidades financieras. La Agencia Tributaria ha puesto los ojos en estas transacciones para evitar la evasión de impuestos y el blanqueo de capitales, y las ha incluido en su Plan Anual de Control Tributario y Aduanero 2018. Entre sus objetivos está el estudio de la “incidencia fiscal de nuevas tecnologías, como blockchain, y, en especial, las criptomonedas”.

La Agencia Tributaria está enviando requerimientos de información a las entidades que intervienen en la adquisición o venta de criptomonedas, fundamentalmente a entidades financieras, casas de cambio, pasarelas de pago y entidades vinculadas con cajeros automáticos, y también a las empresas que admiten pagos con criptomonedas.

criptomonedas

Antes de amenazar, estaría bien que se pusiesen las pilas desarrollando un marco que regule estas operaciones. Pero como en otros ámbitos la tecnología va más rápido que la normativa, y actualmente en España no existe ninguna legislación contable ni fiscal específica acerca de las criptomonedas. Sólo hay consultas vinculantes de la Dirección General de Tributos que aclaran la tributación de las operaciones, señalaremos algunas de interés.

Que no exista una normativa específica no quiere decir que no existan obligaciones fiscales que deban cumplirse. Para determinarlas hay que distinguir los usos que estemos haciendo de este tipo de monedas. Vamos a analizar varios supuestos en función de los criterios interpretativos que existen hasta el momento (insistimos, no existe regulación), y te recomendamos que prestes atención a las novedades respecto a la regulación de las criptomonedas,  y que si tienes dudas pidas asesoramiento profesional.

1. Criptomonedas como medio de pago.

2. Criptomonedas como inversión.

3. Minería  de criptomonedas.

1. Criptomonedas como medio de pago.

La Unión Europea considera las criptomonedas como un medio de pago y en España los bitcoins son un medio de pago legal desde 2015.

 IVA ¿Las criptomonedas llevan IVA?

No se aplica el IVA en la transmisión de las monedas virtuales, sólo se aplica el IVA en la compra de bienes o servicios, como si se realizara en euros. Es decir, la entrega de criptomonedas está exenta de IVA tanto para comprador como vendedor.

En la consulta vinculante V2846-15 la Dirección General de Tributos clasifica el bitcoin como una moneda virtual que actúa como un medio de pago y por sus propias características deben entenderse incluidas dentro del concepto «otros efectos comerciales». Por tanto la transmisión de bitcoins está sujeta y exenta de IVA (art. 20.Uno.18º LIVA).

¿Y qué pasa con el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales?

La ley reguladora de este impuesto considera operaciones exentas las entregas de dinero para pagar bienes o servicios profesionales, por lo tanto este impuesto no se aplicaría a las monedas virtuales.

2. Criptomonedas como inversión.

En este caso se usan las criptomonedas como inversión a través de un broker, vamos a ver los impuestos que habría que pagar por ello.

IRPF – Tributación de Criptomonedas en la declaración de la Renta.

Las operaciones de compraventa  o trading de criptomonedas pueden dar lugar a una ganancia o pérdida patrimonial, en la medida en que al realizarlas se genera una alteración en la composición del patrimonio del contribuyente (art. 33 de la Ley del IRPF).

Ganancias Patrimoniales. Si inviertes en criptomonedas tendrás que declarar las ganancias directamente en la declaración de la renta, incorporándolas a las ganancias patrimoniales de la base imponible del ahorro.

Las ganancias patrimoniales se calculan como la diferencia entre el valor de transmisión y el valor de adquisición, excluyendo gastos como las comisiones. Por ejemplo, si compras un Bitcoin por 1.000 euros, ese será el valor de adquisición, y si luego lo vendes por  6.000 euros ese será su valor de transmisión, dando lugar a una ganancia de 5.000 euros.

Si has realizado más de una operación con criptomonedas deberás aplicar el criterio FIFO (first in, first out). Es decir las primeras ventas de criptomonedas corresponden al valor de adquisición de la primera operación realizada.

La tributación depende del importe de la ganancia patrimonial generada. Con los números del ejemplo anterior, el impuesto a pagar sería de un 19%.

El impuesto que tendrás que pagar depende de la cantidad que hayas ganado.

BASE IMPONIBLE DEL AHORRO: GANANCIA PATRIMONIAL TIPOS IRPF 2017/2018
De 0 a 6.000 euros 19%
De 6.000 a 50.000 euros 21%
Más de 50.000 euros 23%

Si la operación la realiza una persona jurídica, como una sociedad limitada o anónima, las ganancias obtenidas con criptomonedas se declaran en el Impuesto de Sociedades. La tributación en general es de un tipo impositivo fijo del 25% sobre el beneficio.

Pérdidas patrimoniales. Si en la operación has tenido pérdidas, se pueden compensar con otras ganancias patrimoniales del ejercicio o rendimientos del capital mobiliario hasta el 25% de su valor, y si no hay opción a compensarlas se podrán compensar durante los próximos cuatro años.

La consulta vinculante V0808-18  aclara cuándo deben imputarse las variaciones patrimoniales en la venta de monedas virtuales, que es el momento de entrega, con independencia del momento en que se perciba el precio de la venta.

Muy interesante la consulta 0999-18, que aclara cómo tributa el intercambio entre criptomonedas diferentes.

¿Y si me roban las criptomonedas?

En estos casos, que esperemos que no te ocurran, el importe de las monedas robadas se considera una pérdida patrimonial tal y como explica la consulta vinculante V1979-15

Modelo 720: bienes y derechos en el extranjero

Esta declaración informativa se presenta por los bienes y derechos en el extranjero que superen los 50.000 euros. Como las criptomonedas están descentralizadas, el dinero está en un monedero virtual sin ubicación geográfica. Por tanto si tienes ese importe o más no tendrías que presentar el modelo 720 por las criptomonedas. No obstante se trata de una interpretación y habrá que esperar a que la Dirección General de Tributos se pronuncie al respecto.

Impuesto sobre el Patrimonio

Este impuesto grava la titularidad del conjunto de bienes y derechos de contenido económico, y por tanto hay que incluir las criptomonedas ya que forman parte del patrimonio como se indica en la consulta vinculante V0250-18. Hay que tener en cuenta que pueden existir bonificaciones autonómicas que determinarán la presentación, o no del Impuesto sobre Patrimonio.

La valoración es a precio de mercado determinado a la fecha de devengo del impuesto, es decir el 31 de diciembre de cada año. Como hablamos de una moneda muy volátil, es posible que en un mismo día el valor puede cambiar de forma considerable.

Impuesto de Sucesiones y Donaciones

Si recibes una donación o herencia en criptomonedas tendrás que declarar en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, teniendo en cuenta la normativa de tu Comunidad Autónoma, con sus exenciones y bonificaciones.

3.Minado de criptomonedas

Las criptomonedas no se crean, sino que se descubren.

La minería es la actividad consistente en utilizar la potencia de un ordenador para realizar cálculos que verifiquen las transacciones de la moneda virtual, y como contraprestación se reciben criptomonedas. La minería de criptomonedas es una actividad económica y como tal, está sujeta a tributación.

IAE

Aunque no hay un epígrafe específico  de ‘mineros de criptomonedas’, hay que darse de alta en el epígrafe 831.9 del  impuesto de actividades económicas (epígrafe 831.9 de la sección 1), como explica la consulta vinculante V2908-17.

IVA

La consulta vinculante V3625-16  establece que los servicios de minado no están sujetos al IVA. Es decir, no hay que aplicar IVA a los ingresos obtenidos (conversión de las criptomonedas a dinero FIAT), y hay que tener en cuenta que no será posible deducir el IVA de los gastos relacionados con la actividad.

IRPF / Impuesto de sociedades ¿Cómo tributan los mineros?

Existe obligación de registrar y tributar por los ingresos y podrán deducirse los gastos asociados a la actividad (equipos informáticos, tarjetas gráficas, factura de consumo eléctrico, alquiler de local…) siempre que cumplan los requisitos exigidos por hacienda para que tengan la consideración de deducible.

La diferencia entre ingresos computables y gastos deducibles es el beneficio que hay que liquidar en el IRPF como rendimiento de actividades económicas o bien en el impuesto sobre Sociedades, dependiendo, de si realizamos la actividad como persona física o jurídica.

Además de la fiscalidad, hay que tener en cuenta las obligaciones con la Seguridad Social, y pagar la cuota de autónomos si procede.

En el caso en que realices operaciones con criptomonedas y tengas dudas sobre la forma de declararlas, puedes ponerte en contacto con nuestros expertos en materia fiscal y tributaria. Te aconsejamos que guardes muy bien toda la información de las transacciones y operaciones realizadas, ya que la Agencia Tributaria podría solicitarla en caso de comprobación o inspección.

Esperamos que te hayan quedado claros estos conceptos relacionados a la tributación de las criptomonedas, y te animamos a participar en los comentarios.