Se avecina la regcrowdfunding emprendedoresulación del Crowdfunding en España y estos días se ha producido un gran revuelo. Aunque de momento el Anteproyecto de Ley para el Fomento de la Financiación Empresarial no está aprobado, hay cuestiones que han suscitado confusión y polémica y los medios se han hecho eco de todo esto.

Nos parece lógico que exista una regulación del sistema y que determinadas inversiones están controladas por la CNMV para proteger los intereses de los inversores.

Esperamos que la norma sea para mejorar el funcionamiento de este tipo de financiación alternativa y no para restringirla duramente o eliminarla, ya que se ha demostrado su eficacia ayudando a hacer realidad pequeños proyectos que tienen difícil conseguir otro tipo de financiación.

Con este post queremos aclarar en qué puede afectar la nueva normativa a las plataformas de Crowdfunding y a los usuarios.

El Crowdfunding es una forma de financiación alternativa (fuera del sistema bancario) basada en la cooperación colectiva que conecta directamente a aquellos que pueden dar, prestar o invertir dinero con quienes necesitan financiación para un proyecto específico. Existen diferentes modalidades:

. Crowdfunding de donación. La aportación realizada no tiene ninguna contraprestación y se hace de manera solidaria, esta fórmula la utilizan entidades no lucrativas.

. Crowdfunding de recompensa. La aportación realizada tiene una contraprestación en forma de producto, servicio o experiencia. Un ejemplo es la financiación de pequeños proyectos como edición de libros, producción musical,… Funciona como una reserva o compra anticipada, es decir si se consigue el apoyo necesario para que el proyecto siga adelante, la persona que ha realizado la aportación recibe a cambio la recompensa correspondiente. Ejemplos son las plataformas Verkami o Lánzanos, y SomosAmalgama en Aragón.

.Crowdfunding de inversión (equity crowdfunding). Un inversor realiza la aportación a cambio de participaciones de la empresa, un porcentaje de la facturación o de los beneficios.

.Crowdfunding de préstamo (crowdlending). El inversor realiza una aportación económica a cambio de una rentabilidad, es decir al final del período acordado recibe la devolución del importe más los intereses generados.

Según información de La Moncloa:

Regulación del “crowdfunding”. En línea con las consultas realizadas en otros países de nuestro entorno, se incluye en el Anteproyecto de Ley una propuesta preliminar de regulación en la que se fijan las condiciones para el funcionamiento de este nuevo sistema, basado en plataformas electrónicas que contactan directamente inversores y proyectos. El objetivo es impulsar una nueva herramienta de financiación directa de proyectos empresariales en sus fases iniciales de desarrollo, al tiempo que se protege a los inversores. Para ello, se fijan las obligaciones de estas plataformas garantizando que sean transparentes y que los inversores dispongan de información suficiente. Se fijan límites por inversor tanto por proyecto (3.000 €) como por plataforma (6.000 € por año).

Además de estos límites a las aportaciones, los requisitos para las plataformas son exigentes: registro en la CNMV y Banco de España, capital social superior a 50.000 euros y seguro de responsabilidad civil con cobertura de 150.000 euros anuales.

Para valorar a qué tipo de crowdfunding afectará la norma, resumimos parte del Anteproyecto que hemos podido consultar gracias a la filtración de un diario.

La regulación afecta a las Plataformas de Financiación Participativa, entendidas como sociedades que pongan en contacto a través de páginas web a una pluralidad de inversores con promotores de proyectos de financiación participativa. Son proyectos de financiación participativa aquellas solicitudes de financiación que cumplan las siguientes características:

a) Estar destinadas a una pluralidad de personas físicas o jurídicas que esperan obtener un rendimiento monetario con la inversión y que no inviertan con carácter profesional.

b) Se realicen por promotores que podrán ser personas físicas o jurídicas que solicitan la financiación en nombre propio.

c) La financiación que se pretende captar esté vinculada a un proyecto concreto que podrá ser de tipo empresarial o personal pero no podrá consistir en la financiación de terceros.

d) Se financien a través de algunas de estas formas:

–  Emisión o suscripción de valores negociables

– Emisión o suscripción de participaciones de sociedades de responsabilidad limitada,

– Solicitud de préstamos.

No tendrán la consideración de Plataforma de Financiación Participativa las entidades que faciliten que demandantes de fondos capten recursos para el desarrollo de proyectos, empresariales o no, mediante:

a) Donación.

b) Compraventa, pudiendo ser la entrega incierta y dilatada en el tiempo.

c) Los préstamos sin intereses.

En conclusión, y salvo mejor opinión, la regulación afectará a las formas de financiación que tengan que ver con préstamos e inversiones, el equity crowdfunding y el crowdlending, pero no a las plataformas de donaciones y crowdfunding de recompensa.

Estaremos atentos a las novedades en este ámbito.