Consejos para rescatar el plan de pensiones

Para muchas personas  el plan de pensiones representa la culminación de años de esfuerzo y dedicación al ahorro, un verdadero tesoro acumulado para la jubilación.

Las aportaciones a planes de pensiones  pueden ayudarnos a reducir la factura fiscal en nuestra declaración de renta, pero debemos poner mucha atención al rescate.

La fiscalidad del rescate de los planes de pensiones no es como la de un fondo de inversión y si no se gestiona adecuadamente, puede resultar en que Hacienda se lleve una parte significativa de estos ahorros, en algunos casos, más del 40%. Aquí te contamos algunas claves para evitarlo.

Modalidades de rescate del plan de pensiones

Existen tres formas principales de rescatar tu plan de pensiones, cada una con sus implicaciones fiscales.

  1. Rescate en forma de capital: Esta opción permite recuperar todo el ahorro de una sola vez, y la que puede generar un mayor impacto fiscal. Sin embargo, existe una ventaja para las aportaciones realizadas hasta el 31 de diciembre de 2006, las cuales disfrutan de una reducción del 40%, tributando solo por el 60% del capital recuperado.
  2. Rescate en forma de renta: Transforma el plan en pagos periódicos. Esta opción puede resultar en un impacto fiscal menor, ya que distribuye los ingresos a lo largo del tiempo, evitando una base imponible muy alta en el momento del rescate.
  3. Rescate mixto: Combinación de las dos anteriores, permitiendo disfrutar de la reducción fiscal y, al mismo tiempo, asegurar ingresos periódicos.

Los ingresos percibidos por el rescate del plan tributan como rendimientos del trabajo, y se añaden al resto de rendimientos por los que haya que tributar en la declaración de la renta.

Estrategias para un rescate fiscalmente eficiente

  1. Planificación temporal: Generalmente, conviene esperar al menos un año después de la jubilación para iniciar el rescate. Esto se debe a que tus ingresos totales probablemente disminuirán, lo cual podría situarte en un tramo impositivo más bajo, resultando en un menor pago de impuestos. Por ejemplo, porque ya estés cobrando la pensión de jubilación, y sea un importe inferior a la nómina que tenías en tu trabajo.
  2. Aprovechamiento de la reducción del 40%: Es muy interesante maximizar el beneficio de la reducción del 40% para las aportaciones realizadas antes de diciembre de 2006. Este beneficio solo se aplica si eliges la opción de rescate en forma de capital dentro del año de retiro o los dos siguientes.
  3. Optimización del rescate en forma de renta: Para muchas personas esta será la estrategia más beneficiosa desde el punto de vista fiscal. Al recibir el dinero en forma de renta, puedes ajustar la cantidad anual para evitar saltar a un tramo impositivo más alto. La clave está en calcular cuánto puedes rescatar cada año fiscal sin exceder el límite del tramo de tributación en el que te encuentres.

Antes de tomar cualquier decisión, es fundamental realizar un análisis detallado de tu situación financiera y fiscal. Esto incluye evaluar tus ingresos actuales, tus expectativas de ingresos futuros y tu situación familiar.  Te recomendamos conocer las leyes en vigor y por si tienes dudas,  consultar con un profesional de la asesoría fiscal. Si eres autónomo/a, ten en cuenta que desde 2023  puedes hacer aportaciones a un plan de empleo simplificado.

 

¿Quieres saber más?

Miriam Almazán

Miriam Almazán

Economista, asesora fiscal y especialista en creación de empresas. Directora de Afiris

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts relacionados

Cómo hacer una factura

En este post te contamos brevemente cómo emitir una factura, incluyendo su obligatoriedad, formatos y datos esenciales. Te recomendamos que consultes la normativa detallada sobre